SOBRE LOS DOS ÚLTIMOS LEMAS DE LA LISTA DE SAN MALAQUÍAS

 

La lectura de algunos artículos sobre el fin de los tiempos (por ejemplo, el de J.Tollers, publicado hace unos días en el blog “The Wanderer”) me han llevado a reflexionar sobre el tema, tratando de precisar la cuestión.

¿Cómo conciliar la desolación actual con las profecias de B.Holzhauser, según las cuales el paso de la época de Sardes (época de decadencia, de la que se dice, hablando de la Iglesia: “Pareces viva, pero estás muerta”) a la de Filadelfia (una Iglesia realmente fiel al ideal de Cristo) habría tenido lugar al final del Pontificado de Pío XII (véanse, por ejemplo, las reflexiones de J.G.Bardet sobre el particular). Pero, ¿cómo considerar la época actual como una “Filadelfia”, es decir, como una Iglesia realmente fiel al ideal de Cristo, como se dice en el Apocalipsis? Porque una cosa fueron las expectativas del Vaticano II y otra su conclusión o realización, que se parece más bien a una culminación de la decadencia de Sardes.

Por otra parte, difícilmente pueden conciliarse estos acontecimientos con los datos de la lista de los Papas según S.Malaquías, cuyo penúltimo eslabón es “De gloria olivae” (Benedicto XVI). A no ser que Filadelfia haya sido una breve época dentro de la historia de la Iglesia (unos 35 años), marcada por los Pontificados de J.P. II y Benedicto XVI. En ese caso, Sardes llegaría hasta 1978 e incluiría el Concilio Vaticano II. Y, en esa suposición, en octubre de 1978 comenzaría el Pontificado de J.P.II y, con él, la época de Filadelfía, la cual tendría una duración de 35 años: los 27 de Karol Wojtyla y los 8 de Joseph Ratzinger.

Qué decir del Pontificado “De gloria olivae”? Y si durase mientras esté en vida Benedicto XVI? Cómo interpretar entonces los acontecimientos ocurridos en dicho Pontificado? Pues aunque la renuncia de Benedicto hubiera sido nula, la época de Francisco quedaría englobada en aquel Pontificado, como una vicisitud dentro del mismo y no como un nuevo Pontificado propiamente dicho. Si el “munus petrinum” sigue siendo el de Benedicto (como él mismo sostiene), no podemos olvidar que él también habló del “munus petrinum” como algo de por sí irrenunciable, aunque el “ejercicio” haya pasado a Francisco. En tal caso, Benedicto y Francisco (e hipotéticamente, cualquier sucesor de Francisco en vida de Benedicto) quedarían aludidos en el lema “De gloria olivae”.

Tras el lema “De gloria olivae” viene el “In persecutione extrema S.R.E….”, cuyo fecha de comienzo no conocemos, por más que los cálculos basados en el lema “Axis in medietate signi” parezcan lógicos y conformes a la realidad.

Otra cuestión: si el último lema empieza con las palabras “In persecutione extrema S.R.E…, eso quiere decir que la época designada como “De gloria olivae” concluiría con un “crescendo” del mal.

Recordemos a este propósito que Conchita, una de las videntes de Garabandal afirma que, según revelaciones de la Virgen, el “fin de los tiempos” viene después del 4º Papa que sigue a Juan XXIII. Por tanto, tras “De gloria olivae” viene la “persecución extrema”, la del Anticristo, de la que el último Papa, Petrus Romanus, es coetáneo. Qué sentido tiene entonces el lema “De gloria olivae”? Quizá el de ser una época caracterizada por la “gloria de la Iglesia”, si atendemos a los numerosos mártires de ese tiempo y a la persecución ideológica y política que sufren los creyentes a manos de los poderes mundanos.

Un poco antes de esa persecución extrema viene, según parece, el “Aviso” de Garabandal, cosa bastante lógica, puesto que se trata de una advertencia que pone a cada uno de los miembros de la humanidad ante una opción radical, la de cumplir la voluntad de Dios o la de oponerse a ella. Tras la opción y tras por el “gran milagro”, puede venir el eventual castigo, subsiguiente a la persecución extrema de la Santa Iglesia Romana.

En cuanto a la época de Laodicea, la última fase de la Iglesia según el Apocalipsis, coincidiría aproximadamente con el lema  “In persecutione extrema S.R.E. sedebit Petrus Romanus, qui pascet oves in multis tribulationibus, quibus transactis urbs septicollis diruetur et Iudex tremendus iudicabit populum suum” (“En la persecución extrema de la Santa Iglesia Romana ocupará la Sede Pedro el Romano, que apacentará a sus ovejas en medio de muchas tribulaciones, pasadas las cuales la Ciudad de las Siete Colinas será destruída y el Juez tremendo juzgará a su pueblo”).

Y, puesto que no hay más lemas en la lista de S.Malaquías, el Pontificado en cuestión coincidiría con los 42 meses del reinado del Anticristo. Según los cálculos derivados de la divisa “Axis in medietate signi”, 2031 sería el año en que terminarían los lemas contenidos en dicha lista.

Por tanto, la época actual llegaría, en principio, hasta 2027, 3 años y medio (los de la “Gran Tribulación”) antes de 2031, o bien hasta 2024, en el supuesto de que la época del Anticristo (como piensan algunos) tenga una duración total de 7 años, los 3 ½ primeros en los que se manifiesta a la humanidad como un poder benéfico, y los 3 ½ últimos, en los que muestra su verdadero rostro.

¿Significa esto que el año 2031 es el del “fin del mundo”? No lo parece, puesto que, según Apocalipsis 20, tras la destrucción del sistema del Anticristo vendrá el reino de los “mil años”, cuya duración real no conocemos, pero que concluirá con el cerco de las “gentes” al “campamento de los santos”, hecho por las huestes de Satanás y al que sigue la destrucción de las mismas y la neutralización del Adversario.

Anuncios

LA CIFRACIÓN DEL NÚMERO 666 Y EL “AVISO”

 

Si escribimos el número 666 en letras, asignándole a cada una su correspondiente valor, tendremos:

SEISCIENTOS =20+5+9+20+3+9+5+14+21+16+20=132

SESENTA=                                         20+5+20+5+14+21+1=  86

SEIS=                                                                               20+5+9+5=  54

 

SUMA=                                                                                                 =272

 

Ahora bien, 272=2×136 (siendo 136 el triangular de 16).

Aplicado a cualquier texto o pasaje, 666 representará una “situación-límite”.

 

Recordemos, por otro lado, que, según el  anterior “post”, el valor de “QUÉ ES EL AVISO? ¿CUÁNDO VIENE? es también 272.

 

Conclusión: Este último texto equivale a 666, que equivale a 272 (número que en sí expresa una dualidad, 2×136, siendo 136 el triangular de 16, valor, a su vez, de “Babel” y de “Puerta del Cielo”).

 

Nos percatamos, pues, de la enorme riqueza simbólica de ambos números.

NOTAS NUMEROLÓGICAS SOBRE EL “AVISO” DE GARABANDAL

NOTAS NUMEROLÓGICAS SOBRE “EL AVISO”

 

Nos referimos al “Aviso” de que habló la Virgen en Garabandal a las videntes y que es una experiencia previa al “Milagro” y al “Castigo”.

Las reflexiones que siguen tratan de sacar conclusiones de la cifración del texto en castellano, utilizando la “clave ordinal 27”, basada en la correspondencia entre el alfabeto de 27 letras y los 27 primeros números.

El texto del que partimos es el siguiente:

QUÉ ES EL AVISO?CUÁNDO VIENE?

 

1) QUÉ ES EL AVISO?…..45+25+17+69=156

2) CUÁNDO VIENE?……..60+56=116

 

SUMA……………………..116+156=272=2XTR. DE 16=2X136

(136=2x2x2x17)

 

1)QUÉ ES?…….45+25=70 (2x5x7)

EL AVISO…….17+69=86 (2×43)

2)CUÁNDO……..60 (2x2x3x5)

VIENE………….56 (2x2x2x7)

 

Dividimos, por tanto, el texto en dos partes, 1) y 2). Hechos los cálculos, nos encontramos con las siguientes “ecuaciones”:

156=2X78 (siendo 78 el triangular de 12 y el valor de “Espíritu Santo”; por tanto, la expresión “qué es el aviso?” equivale a 2 veces el “Espíritu Santo”). Sabiendo que “El Aviso” es una experiencia de la humanidad global y de cada uno de sus miembros en particular, observamos que 156 es el doble de 78, valor numérico de “Espíritu Santo”, según la clave ordinal que Bardet aplica al texto hebreo de la Biblia. Y, puesto que, a su vez, 78 es el triangular de 12 (uno de los números bíblicos por excelencia, que describe la totalidad del espacio), podemos interpretar que la frase “QUÉ ES EL AVISO?”  alude a una intervención duplicada del “ESPÍRITU SANTO” sobre toda la tierra.

Las palabras ¿CUÁNDO VIENE? aluden, naturalmente, a la circunstancia temporal en que tiene lugar “El AVISO”, y su valor numérico, 116, equivale a 2  veces 58, número “terrestre” de Jesús, según Bardet, lo que parece indicar la “encarnación”, el descenso, el movimiento divino hacia la tierra. Y el número 58 es el doble de 29, valor del término “adM” “Adán”, lo cual nos dice que la cabeza de la humanidad es Cristo. El “ESPÍRITU SANTO” viene en su momento sobre la humanidad a través de su Cabeza (58), y viene de un modo doble.

Y la suma de ambos números (156 y 116) nos da 272=2 veces el triangular de 16 (él mismo valor de “Babel” o de “Puerta del Cielo”). Por consiguiente, a tres niveles actúa la dualidad, como para expresar los dos términos de una opción.

 

Así, pues, 116=2×58 (siendo 58 el valor de “iesvh”, el cual es el doble de “adM”, 29).

 

La suma de 156 y 116 es 272=2 veces el triangular de 16

(valor de “bbl” (“Babel”, “puerta del cielo”, una de las letanías de la Virgen y, por inversión, la “Torre de Babel”).

 

DOS TEXTOS DE ACTUALIDAD: Ez 24,15-24 y Dt 32, 18-21

El primer texto puede tomarse como la descripción de un estado de cosas.

Ezequiel 24, 15,24:

” 15. La palabra de Yahvé me fue dirigida en estos términos: 16. «Hijo de hombre, mira, voy a quitarte de golpe el encanto de tus ojos. Pero tú no te lamentarás, no llorarás, no te saldrá una lágrima. 17. Suspira en silencio, no hagas duelo de muertos; ciñe el turbante a tu cabeza, ponte tus sandalias en los pies, no te cubras la barba, no comas pan ordinario.» 18. Yo hablé al pueblo por la mañana, y por la tarde murió mi mujer; y al día siguiente por la mañana hice como se me había ordenado. 19. El pueblo me dijo: «¿No nos explicarás qué significado tiene para nosotros lo que estás haciendo?» 20. Yo les dije: «La palabra de Yahveh me ha sido dirigida en estos términos: 21. Di a la casa de Israel: Así dice el Señor Yahveh: He aquí que yo voy a profanar mi santurario, orgullo de vuestra fuerza, encanto de vuestros ojos, pasión de vuestras almas. Vuestros hijos y vuestras hijas que habéis abandonado, caerán a espada. 22. Y vosotros haréis como yo he hecho: no os cubriréis la barba, no comeréis pan ordinario, 23. seguiréis llevando vuestros adornos en la cabeza y vuestras sandalias en los pies, no os lamentaréis ni lloraréis. Os consumiréis a causa de vuestras culpas y gemiréis los unos con los otros. 24. Ezequiel será para vosotros un símbolo; haréis todo lo que él ha hecho. Y cuando esto suceda, sabréis que yo soy el Señor Yahveh.»”

El segundo describe  las causas de dicha situación:
Deuteronomio 32, 18-21:

18. (¡Desdeñas a la Roca que te dio el ser, olvidas al Dios que te engendró!)

19. Yahveh lo ha visto y, en su ira, ha desechado a sus hijos y a sus hijas.

20. Ha dicho: Les voy a esconder mi rostro, a ver en qué paran. Porque es una generación torcida, hijos sin lealtad.

21. Me han encelado con lo que no es Dios, me han irritado con sus vanos ídolos; ¡pues yo también voy a encelarles con lo que no es pueblo, con una nación fatua los irritaré!

Fue para mí revelador el escuchar ambos textos, uno detrás de otro, en la Misa del pasado 20 de agosto

LA “ENFERMEDAD SAGRADA”: NOTAS ASTROLÓGICAS Y FENOMENOLÓGICAS (III)

LA “ENFERMEDAD SAGRADA”: NOTAS ASTROLÓGICAS Y FENOMENOLÓGICAS (III)

 

13)Sobre el tema astral del 23-03-2018, hacia las 8h.20min. Progresiones a partir de ese momento: ASC en Tauro, próximo a Venus; Luna en Géminis; Sol en 3º-30´Aries aprox.; Marte en 2º-35´Capricornio aprox. Tratamiento que alivia el obstáculo y comienza ese mismo día. Antes, por la mañana, “anexate” en vena para llevar al sujeto (a “Glasgow-15”, el punto más próximo a la normalidad en la escala del “coma”, seguramente sobre las 9h.45min. o poco más). ASC en 2º-17 `de Tauro, con Venus en 20ºAries y XII en conjunción con Urano en 27º Aries/ Sol en 2º-36`Aries en XII ; Luna negra en 14º-55`de Capricornio en oposición con Júpiter/ Saturno en Capricornio en trígono con Venus natal/Plutón en cuadratura con Venus y Urano/Luna negra a 90 de Mercurio en Aries/Importante destacar que el ASC en 2º Tauro coincide aproximadamente con el MC de mi tema natal/Sol es el regente de mi ASC, pero Marte ( y Plutón) es el regente de “Dios”: por tanto, el sujeto se da de bruces con Dios, el cual “Dios” se halla casi en conjunción con Luna (la Virgen)/Además, el regente del nodo ascendente se halla en conflicto con el regente de la IX, lo cual supone la idea de la epilepsia como “sobrenatural”/Y esto nos lleva a una nueva fundamentación de la epilepsia como “enfermedad sagrada”: se basa en el dato de que el regente del ASC entra en conflicto con el regente de la IX; de manera que, pese a Hipócrates, la enfermedad radical es un desarreglo de este tipo, una perturbación que viene de lo alto, del centro del ser o del mundo. Importancia de Júpiter como significador general de la IX.

 

14) El momento de la crisis: Sol en cuadratura con Marte. Y se explicaría por la enorme concentración de energía en torno al eje de contacto entre eclíptica y ecuador. Todo ello, coincidiendo con la Semana Santa, que trasciende la naturaleza mediante la “sobrenaturalaza” (aspecto espiritual del “Viernes de Dolores”, que se celebra este año el 23 de marzo). Quizá el comienzo coincidió con el momento del equinoccio, aunque no se manifestase hasta el día 23. Parece que hay que considerar estático a Marte y en movimiento al Sol: la crisis duraría hasta que el Sol pierda contacto con Marte. A qué corresponde el Sol? Al sujeto; y Marte? A un nervio o un canal por donde circula la energía del sujeto. Qué es el brote epiléptico? Quizá la resistencia del sujeto a dejarse controlar por el nervio o el complejo, lo que se manifiesta en una autodefensa (al caer en la inconsciencia). Por qué se consideró a la epilepsia la “enfermedad sagrada”? Quizá porque se presentaba como una anulación del sujeto por factores ajenos a él, “sagrados” o “profanos”. Hipersensibilidad a los factores de “infestación” en el momento actual?

Cuál es la única defensa segura?: la espiritual (Rosario, oración, desenmascaramiento del caos). Las otras son de tipo neuroquirúrgico, o bien medicamentosas, farmacéuticas.

Equilibrio entre neutralización por sueño (midazolan) y despertar recuperador(anexate). El sueño hace posible la desconexión con una situación de desgarramiento; el despertar posibilita la vuelta a la normalidad (fenomenología de los nodos ascendente y descendente ante aludida).

15) Una idea interesante para comprender la fenomenología del “brote”: resistencia al caos mediante la fuerza del “guardián” (concidencia del día con la fiesta de la “Virgen de los Dolores”, La que experimenta anticipadamente la Pasión de Cristo y la acepta).

16) De la epilepsia como enfermedad “sagrada”. A qué se alude aquí? A una manifestación de lo divino que sustituye o controla al yo humano? En tal caso sería un estado místico en acción que, como tal, no destruye la “naturaleza”; a lo sumo, la perturba un poco. Ahora bien, cuando lo que se manifiesta en el “brote” son fuerzas “naturales” o “malignas”, cabría hablar de una “invasión” que tiende a expulsar el ego de su lugar natural, privándolo de su función directriz en el ámbito psíquico. En los Evangelios aparecen figuras de epilépticos a quienes su mal derriba por los suelos, privándoles de todo control racional de sus actos.

¿En dónde situar el origen de dicho mal? En el cosmos(con la patología que comporta un mundo tocado por el pecado original) o abiertamente diabólico (con la división que aportan los demonios rebeldes, que quieren sojuzgar y destruir al ser humano).¿A qué origen atribuir mi experiencia concreta? Sin excluir el aspecto de patología cósmica general (ver análisis astrológico, que detecta una tendencia a la división entre Sol, regente del ASC, y Marte, su dispositor, en VII y Acuario, conjunción al nodo descendente., él mismo gobernado por Urano), no hay que descartar una sensibilización excesiva a la “atmósfera” anticristiana que pugna por sojuzgar a la Iglesia. Independientemente de esta hipótesis, cabe abordar el tema desde la neuropatología y, por supuesto, con categorías astrológicas: en el momento de la crisis,Sol esta en Aries y a 90º de Marte en Capricornio. Habría que seguir estudiando el tema natal, así como el tema del acontecimiento en su relación con el radical.

17) Desde el punto de vista cósmico es claro que el “brote” gira en torno al cumplimiento del año sideral y, por tanto, resulta relevante comparar las características del año sideral con la revolución solar para 2018.

18) Cuestiones de fenomenología trascendental astrológica:

  1. a) ASC Leo…Sol en Aries (reg. del nodo ascendente) y en IX…Marte en Acuario.
  2. b) identificación con la exterioridad o la diferencia; eso como tendencia, lo que afectaría en primer lugar a las piernas (Acuario) y, en segundo término, a los brazos (Urano en Géminis).
  3. c) Sin embargo, el “brote” se produce por 90º entre Sol y Marte (éste en Capricornio y próximo a Luna radical).
  4. d) Qué simboliza Marte? La fuerza del cerebro o la energía primordial portadora de conciencia. Y es el choque entre dicha energía y otro factor de conciencia (propio o ajeno) lo que produce un apagamiento instantáneo o temporal de la autoconciencia, una especie de “kénosis” o anulación del sujeto.
  5. e) Puesto que estábamos próximos a la Semana Santa, eso se tradujo en una identificación con la figura de Cristo a través de la Virgen, lo cual da a entender que la Luna anda presente por ahí: quizá el tránsito de Marte sobre 0º Capricornio apunta al sufrimiento de la Iglesia de un modo especialmente plástico. El Sol en 2º-35´Aries, al formar 90º con Marte en Capricornio (y conjunción con Luna en 0º Capricornio), se enfrenta con Marte en exaltación y cede ante él, como aceptando la “espada que traspasa a la Virgen” y siendo traspasado por ella.

Calcular el valor de las letras: VIRGEN DE LOS DOLORES=154=2×77(“perdón”)

-Otras consideraciones sobre el contacto entre el nodo ascendente (o su regente) y el regente de la IX (y su significador general, Júpiter).

-En el caso presente : Sol en Aries, regente del ASC y del nodo ascendente, en cuadratura con Júpiter (exaltado en Cáncer y en el sector XII).Júpiter, regente del “yo objetivo”(en Sagitario y V), conjunción “Luna negra””Sol negro” y XII(dificultad, prueba, sacrificio). “Luna negra” en conjunción “Sol negro” son significadores de privación, ausencia, “kenosis”. En la época actual y a partir del 23-03-2018, aparecen los perigeos lunar y solar a 180 de Júpiter, lo que significa “expiación pública”. Y Saturno en Capricornio sería el gobernante de esa expiación. Saturno puede verse también como el significador de la Virgen y sus Dolores (conflicto con el Sol y oscurecimiento del mismo o impedimento).

19) Formulación astrológica de la ausencia de valores y, al límite, de la aproximación de “lo anticrístico” (“Luna negra””Sol negro”).

-El aspecto de culpa y de prisión o alienación marcado por la configuración Júp.-“Sol negro”-“Luna negra”. Y es que una cosa es el esquema astral (Sol en Aries, con ASC en Leo, conjunción con nodo ascendente ; Sol en IX), otra, los factores intensificadores; y otra las inclinaciones egoístas y pecaminosas (planetas en XII, malos aspectos):responsabilidad de haber llevado a otros, sin mala voluntad, por ciertos caminos arriesgados o peligrosos.

-Formulación astrológica de la ausencia de valores y de la aproximación anticrística. La entrada de todo ello en un mundo que vive con especial intensidad esta atmósfera desde hace unos años. Cabe una esquematización astrológica de la actual situación? Parece que sí, si nos atenemos al estudio de las configuraciones tremendas que vienen formándose últimamente.

Para una comprensión del Apocalipsis a partir de las direcciones astrales vigentes de los grandes ejes; apogeo, como culpa; perigeo, como expiación. (véase también las progresiones secundarias y el arco solar para el tema radical de la Era Cristiana.

 

-Para el cálculo de las progresiones de la E.C., incluidas las posiciones de “Luna negra” y “Sol negro”: dejando a un lado el “Sol negro”, más fácil de calcular, podemos determinar la progresión de la “Luna negra” mediante otros programas de cálculo.

Por otra parte, podemos partir de las posiciones actuales de ambos ejes y deducir las consecuencias. Para ello tendremos en cuenta las reflexiones sobre los “polos de la epilepsia” hechas más arriba (se trata de aplicar los mismos principios que a los “polos epilépticos”: apogeo/perigeo, etc., considerando que hay que comparar el regente del ASC con el de la IX).Y, en cuanto a la interpretación, se trata de aplicar los aspectos que van formándose con los sectores a los que afectan.

LA “ENFERMEDAD SAGRADA”: NOTAS ASTROLÓGICAS Y FENOMENOLÓGICAS (II)

LA “ENFERMEDAD SAGRADA”: NOTAS ASTROLÓGICAS Y FENOMENOLÓGICAS (II)

 

 

6) Momentos fundamentales del “brote epiléptico”. El término “sobrecoger” describiría la actividad de la IX y su regente sobre el ASC y el suyo. La “vuelta a la normalidad” sería como un “dejar en libertad” al ASC y su regente por parte de la IX y el suyo. Por tanto, se trata de actividades inversas. El “retorno”, causado por una fuerza mayor liberadora, de índole religiosa o mística. O bien de tipo natural (“keppra”); “midazolan” y “anexate” como fuerzas estabilizadoras de acción provisional y previas a la fuerza estabilizadora permanente. La primera (“midazolan”), adormecedora; la segunda, despertadora. Ambas cualidades las reuniría el “keppra”, cuya dosis habrá que regular de manera adecuada. Cuál será la mejor denominación para la fase desintegradora o dispersante? Lo mejor sería llamarla “dominadora” o “totalizadora”, es decir, la que impone los fueros de la “totalidad”, de lo que llamamos “Dios” (el regente de la IX) sobre el “ego” (entendido en el sentido normal y no peyorativo). De este modo, lo que llamamos “crisis epiléptica” correspondería a dicha fase totalizadora o “tiránica”, mientras que el retorno a la normalidad supondría un “dejar ser” al ego por parte de “lo divino”, o del regente de la IX. Así, por ejemplo, en en el caso del sujeto en cuestión, la fase epiléptica supondría una conjunción de Marte (regente de la IX) sobre el Sol (regente del ASC). En cuanto al retorno a la normalidad, habrá que identificarlo con la distancia corriente entre ambos.

7) Cómo se saldrá de la situación epiléptica? Mediante un equilibrio que hará posible la superación del conflicto. “Midazolan”: efecto adormecedor. “Anexate”: efecto despertador tras el adormecimiento. Ambos incluidos en el “keppra”. Por tanto, tras el “ataque sobrecogedor”, las cosas vuelven a la normalidad, al no-desgarramiento. Tras el adormecimiento, el ego afronta a “Dios” con normalidad.

La clave:el “ego” frente al regente de la IX. Identificación forzada del ego con el regente de la IX=epilepsia; diferenciación=normalidad. Sol, regente de ASC (Leo), en Aries, regido por Marte. Marte-Urano-Géminis-Mercurio-Marte forman en este caso el “círculo de dispositores”. Sol en Aries-Marte (exaltación). Lo importante es la tendencia a la identificación forzada(del regente del ASC con el regente de la IX). Cuanto mayor es la tendencia, mayor es el peligro.La descripción de las relaciones es lógicamente incompleta, pues existen muchos aspectos.

Parace, pues, que, para comprender la “enfermedad sagrada”, la clave está en el conflicto entre el ego y el regente de la IX. Las causas pueden ser diversas, pero lo esencial en ese conflicto es la obstaculización del ego por lo que no es él ( “quiste”o “meningioma” en el caso presente, etc.).

8) El estudio los ángulos que forman las posiciones del 23-03-2018, a las 8h.-20min. aproximadamente con el tema natal confirman las intuiciones previas.

9) Algunas sugerencias basadas en la etimología: “pía madre”-“madre lunar” o “madre divina” (por proximidad al “cielo”?); o madre uraniana (por celeste). “duramadre—madre saturniana?

Cielo de Urano (el más elevado?)-en el tema astral del sujeto, la Luna se halla en ángulo con Urano, en concreto a 150º de Urano(situado en Géminis). En cuanto al “quiste” (“meningioma”), cabe relacionarlo con el tránsito de Saturno en conjunción con “Luna negra” por Capricornioy en cuadratura con el Sol radical y en trígono con el radical Venus.

10) Si consideramos el período de revolución de Urano, constataremos que a los 75 años alcanza la mitad de su 11ª casa, es decir, en los 15+1º-34´Aries=16º-34´Aries. Y la “Luna negra”  forma cuadratura con ese punto. Coincidencia de los 75 años con 4 revoluciones y algo más del eje nodal. Y conviene observar la posición de Júpiter en Escorpión, en cuadratura con los nodos lunares, en trígono con la ”Luna negra”.

11) Otros factores astrales a tener en cuenta:

“Nodo ascendente”: contacto interior espíritu-alma, unidad entre ambos.

“Nodo descendente”: contacto exterior entre espíritu y alma en la diferencia o la tensión.

Convulsión o epilepsia : división, enajenación, estar fuera de sí. Astrológicamente, Marte, dispositor de IX (en Aries), en conjunción con nodo descendente; por tanto, identificación con la diferencia o simpatía exagerada con la misma; tendencia “diabólica” o tendencia de lo divino a asumir lo que lo enajena, a abrazar o aceptar lo diferente, circunstancia tanto más clara cuanto que Marte y nodo descendente se hallan en VII: Las palabras de Cristo en la cruz (“Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?”) expresan dicha experiencia en lo que tiene de más puro y excelso. Y es que la pasión que asumimos de manera “involuntaria” ( no como Cristo) nos causa especial dolor.  A este propósito conviene señalar que el Sol es el regente del nodo ascendente, pero, a su vez, viene dispositado por Marte, unido al nodo descendente. Es verdad que el Sol viene dispositado también por Plutón, el cual se sitúa cerca del ASC (aunque ya en la XII), y eso es signo de “enajenación”, máxime cuando forma cuadratura con Venus y con el MC. Quizá el quiste viene denotado por Plutón en cuadratura con Venus. Y, dado que en el tema natal del sujeto, hay un sextil entre Saturno y Plutón, de un lado, y Saturno y el Sol, de otro, el “meningioma” habría que relacionarlo con el tránsito actual de Saturnoen cuadratura con el Sol y trígono con Venus. También convendría analizar el papel de Urano, dispositor del nodo descendente. ¿Y si tuviera relación con la atmósfera anticristiana que desde hace años se expande por la Iglesia? ¿Cuándo se formó la conjunción Sol-Urano? Poco antes de la entrada del Sol en Tauro en 2018, que después formará trigono con Luna y MC. Lo cual resulta significativo.

12) Epilepsia=sobrecogimiento=control por una instancia superior de índole espiritual, o bien de tipo material o patológico, o bien claramente diabólico (como aparece en ocasiones en los Evangelios). A qué afecta este sobrecogimiento? Parece que a los factores o instancias de conciencia (vista, oído, respiración, lengua..) y, en todo caso, unificadores del ser. Semejante control puede tomar la forma de “ocultación por”, “eclipse por”, “opresión por”. Quizá pueda entenderse también como una “invasión” contraria a un “distanciamiento” (perigeo-apogeo).

 

LA “ENFERMEDAD SAGRADA”: NOTAS ASTROLÓGICAS Y FENOMENOLÓGICAS (I)

LA “ENFERMEDAD SAGRADA”: NOTAS ASTROLÓGICAS Y FENOMENOLÓGICAS (I)

 

La epilepsia ha servido como fuente de inspiración en la literatura, en el arte, en el cine e incluso en la música. El estigma, los síntomas de la enfermedad, el pobre status social que padecían los enfermos se retrataría en las obras de arte,  en ocasiones con acierto, lo que ha servido para hacernos  una idea de las penurias que tuvieron que pasar los enfermos y sus familiares.
Ninguna enfermedad es comparable a la epilepsia en sus manifestaciones clínicas: es capaz de hacer perder la conciencia a quien la padece para recobrarla poco después como si nada hubiera pasado. Y resulta curioso que en la historia se mezclen períodos donde se describen con relativa precisión el origen de la enfermedad y sus síntomas, con períodos donde las teorías inspiradas en el carácter “demoníaco” o vergonzante de la enfermedad (en el Código de Hamurabi se permite la devolución de los esclavos cuando estos padecían epilepsia), anulase y condenase las teorías mas sensatas.
En la búsqueda del origen de este desorden, cada civilización hizo interpretaciones que se relacionaron con la superstición, los poderes sobrenaturales, los astros o la posesión demoníaca.

Sería Hipócrates  y sus discípulos de la Escuela de Cos, que desarrollaron en Grecia  la ‘medicina científica’, llegando a la conclusión que era una enfermedad natural proveníente del cerebro. Hipócrates en su afán de separar la superstición de la epilepsia anunciaría: “La llamada “enfermedad sagrada” no me parece más sagrada que las demás, sino que tiene una causa natural. A mi modo de ver, aquellos que hicieron sagrada esta afección eran iguales que los actuales magos y purificadores, impostores y charlatanes que utilizan lo divino para ocultar su impotencia, por no tener ninguna ayuda que ofrecer”.
La creencia extendida en muchos países de que la crisis epiléptica era producto de una fuerza o energía sobrenatural se reflejó en el nombre otorgado a este desorden: ‘epilepsia’ deriva de la palabra griega ‘epilambanein’,  que significa ‘agarrar’ o ‘atacar’.
Sólo en el Siglo XIX, cuando se empezaron a estudiar y a conocer las funciones del cerebro,  se llegó a considerar la epilepsia como una enfermedad natural cuyo origen es el cerebro.

 

1)Formulación del acontecimiento desde el tema astral del sujeto de referencia(23-03-2018, a las 8h.15min o 20 min).

2) Formulación del acontecimiento desde la perspectiva del significador general (Júpiter, el regente de la IX, enfrentado en cada caso al regente del ASC; o bien,  el regente de la IX, sea cual sea, enfrentado al regente del ASC).

3) “Fascinans” y “tremendum”, las dos dimensiones de lo sagrado.

4) La terminología introducida en fenomenología de la religión por Rudolph Otto resultará adecuada para abordar algunos aspectos de la fenomenología.

5) Sobre la epilepsia como enfermedad con escasos síntomas(trastorno global escasamente definido, en consonancia con lo que podríamos llamar la “enfermedad global”; sin embargo, dicha enfermedad nada tiene que ver con la globalidad del cáncer. “Epilambáno” (“sobrecoger”); alguna relación con el “fascinans et tremendum” de R.Otto. Tensión entre dos extremos: “midazolan” y “anexate”, “dormir” y “despertar”; diferenciación o distinción, desgarramiento o diferenciación representa uno de los polos; fusión o sueño profundo, el otro. Keppra es un medicamento que favorece el sueño o lo estimula, es decir, que el desgarramiento producido por la crisis convulsiva o epiléptica viene disminuido o superado por el sueño reparador inducido por Keppra, que se caracterizaría por una capacidad integradora o unificadora. Dicha capacidad no puede llegar al extremo de abolir la autoconciencia o la diferencia. Simplemente su papel habrá de ser equilibrador y no epileptoide.

Cristianismo y sistemas simbólicos